Este jueves, 9 de marzo, Fuenlabrada celebrará una de sus fiestas más tradicionales. Santa Juana, o el Día de la Tortilla, sacará a los fuenlabreños a la calle para aprovechar el buen tiempo y pasar una jornada de diversión rodeados de familiares y amigos. El paraje de Valdeserrano será, como es habitual, el epicentro de la celebración, aunque otras zonas verdes de nuestra ciudad seguro serán ocupadas. Se trata de una romería popular que se remonta al siglo XV, cuando los fuenlabreños acudían a Cubas de la Sagra a venerar a Juana Vázquez, a quienes se la atribuyen curaciones milagrosas, y que ha pervivido a lo largo de todo este tiempo.

Desde el siglo XIX, la tradición adquirió el carácter que tiene en la actualidad de vivir un día de campo comiendo la tradicional tortilla de patata en el pan de libreta, que este día se vende en todas las panaderías. “Seguro que se llenará de gente con ganas de pasarlo muy bien y disfrutar de la fiesta. El programa de actividades comenzará a partir de las 12.30 horas con la instalación de un parque infantil con atracciones hinchables. Más tarde, a partir de las 16.30 horas habrá baile popular en la pradera”, explica la concejala de Cultura, Maribel Barrientos, que anima a todos los fuenlabreños a participar de la fiesta.

Dispositivo de seguridad y sanitario

Para que todos los vecinos puedan disfrutar con tranquilidad de la jornada se han organizado dispositivos de seguridad y sanidad que velarán para que todo discurra sin incidencias. Tanto Policía Local como Protección Civil controlarán el tráfico y los accesos en los puntos de mayor afluencia. Además se reforzará el servicio de limpieza en las zonas más concurridas, se instalarán contenedores para que los vecinos depositen sus residuos de manera selectiva, WC portátiles y se facilitará el suministro de agua potable. Cruz Roja y SUMMA también mantendrán operativos en la zona por si fuera necesario.

Historia de la romería

El origen de esta romería se remonta al siglo XV, cuando los fuenlabreños se trasladaban hasta el municipio de Cubas de la Sagra para venerar a Juana Vázquez, a la que atribuían curaciones milagrosas. Allí se levantó una ermita en honor de la santa.

Cada 9 de marzo, y con motivo de la muerte de la conocida como “Santa Juana”, los fuenlabreños emprendían romería hacia Cubas, haciendo un alto para comer en el paraje de Valdeserrano. Con el paso de los años y ya en el siglo XIX, la devoción dejó paso a lo meramente festivo y los fuenlabreños se quedaban en este lugar degustando el manjar típico de entonces y de ahora, la tortilla de patata. El pan redondo, conocido como libreta y otras exquisiteces culinarias como los pimientos fritos componían el menú tradicional que ha llegado hasta nuestros días.

Juana Vázquez, verdadero nombre de la santa, nació en el pueblo toledano de Azaña -ahora Numancia de la Sagra- en 1491 y a la edad de 15 años se escapó de casa, disfrazada de hombre, para ser monja. Ingresó en el Monasterio de Santa María de la Cruz de Cubas de la Sagra, donde llegó a ser abadesa. Desde su ingreso se le atribuyeron numerosos prodigios como curaciones de graves dolencias. Tras su muerte fue aclamada como santa.

La ermita de Santa María de la Cruz, en Cubas de la Sagra es conocida popularmente como el Convento de Santa Juana. Allí se encuentran enterrados los restos de la abadesa.