El alcalde Javier Ayala recibió el viernes a la treintena de niños y niñas procedentes del Sahara y de Bielorrusia que pasan sus días de vacaciones acogidos por familias fuenlabreñas. El edil, acompañado por el concejal de cooperación Oscar Valero, les dio la bienvenida a la ciudad en el Salón de Plenos del Consistorio entregándoles algunos obsequios. Por otra parte, Javier Ayala destacó la solidaridad y generosidad de las familias acogedoras que no dudan en incluir en la intimidad de sus hogares a estos niños que proceden de lugares en los que viven en duras condiciones.

“Los saharauis proceden de los campos de refugiados de Tinduf, donde soportan temperaturas muy elevadas en esta época, y los bielorrusos vienen de un entorno contaminado por el desastre nuclear de Chernobil”, apuntó el alcalde. También, quiso agradecer a los artífices del proyecto su iniciativa, tanto a la Asociación Río de Oro como a la Parroquia Nuestra Señora de Belén, por el esfuerzo que desde hace años realizan en colaboración con el Ayuntamiento, “para que esta gratificante experiencia sea una realidad”.

Este año son una decena los niños saharauis y 18 las niñas bielorrusas, con edades comprendidas entre los 8 y 14 años,  quienes pasarán sus vacaciones estivales en la ciudad. Durante su estancia serán sometidos a revisiones médicas en el Hospital de Fuenlabrada y odontológicas en la Fundación Universidad Rey Juan Carlos (URJC), gracias al convenio alcanzado entre ambas entidades. Además, participarán en actividades lúdicas, culturales y deportivas, realizarán excursiones a puntos de interés y disfrutarán de la piscina municipal. También participarán en encuentros entre las distintas familias acogedoras.

Texto y foto: Ayuntamiento de Fuenlabrada